Historia y Arte de Málaga

 

 

ARTE EN MÁLAGA

 

El convento de la Trinidad

Juan V. Navarro Valls

Un poco de historia

 

La historia de los monjes trinitarios en Málaga comienza, con la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos en 1487, cuando seis trinitarios acompañan a los monarcas y asisten a 500 cautivos cristianos que se encontraban en la urbe musulmana.

 

Es al siguiente año cuando la orden establece el primer convento en Málaga,  en la zona que ocupaba una antigua  mezquita  reconvertida  en la iglesia de  San Cosme y San Damián, entre las Atarazanas y  Puerta del Mar.

 

Sin embargo, los religiosos, tras algunos meses, solicitaron un lugar más tranquilo y adecuado. Así, por Real Cédula de 5 de diciembre de 1492, se les concedió unos terrenos lindantes a la Puerta de Antequera. Problemas con la Orden Franciscana que se encontraba próxima les llevó a un nuevo emplazamiento en la Puerta de Granada. Tampoco este sitio fue definitivo. Sin conocerse las causas del abandono, se ubicaron finalmente en una zona cedida por Francisco Ramírez de Madrid "el Artillero", jefe de artillería que destacó en la toma de la ciudad, el cual donó a los trinitarios una  ermita, la de San Onofre, que había erigido en el cerro donde estuvo asentado el campamento de la Reina Isabel, para recordar que allí, durante la conquista, habían sido enterrados artilleros a su mando en la toma de un puente con dos torres sobre Guadalmedina el día de San Onofre (el 12 de junio). El traslado al nuevo y definitivo convento tuvo lugar en el año 1494.

 

El convento de la Trinidad, experimentó varias fases constructivas, no bien definidas en el tiempo, aunque tuvieron lugar entre finales del siglo XV  hasta el siglo XVII, principalmente, siendo su  estilo arquitectónico el renacentista-mudéjar.

 

Contaba con refectorio, portería, biblioteca, celdas y una zona para los novicios. Fuera se encontraban las oficinas, las viviendas para los criados y jornaleros con ganado, el comedor para la servidumbre, cocina, granero, cobertizo para los animales, horno y panadería. Contaba asimismo con una huerta  con  árboles frutales y legumbres. que se extendía hasta lo que hoy es el Hospital Civil y el Arroyo de los Ángeles.

 

Con el paso del tiempo, el edificio se nos presenta muy reducido y transformado

 

El convento fue desamortizado en el año 1835 y  usado como  cuartel hasta 1974. En la actualidad, el edificio no pertenece al ejército, pero su estado de conservación es lamentable, está muy deteriorado  y ruinoso.  Ocupa un recinto cuadrado y  consta de dos elementos significativos: el claustro y la iglesia, que quedan integrados por un espacio que debía ser la nave del evangelio, pero que se convirtió en la galería este de la zona claustral.

Descripción de los elementos más significativos

 

El claustro, de planta cuadrada, presenta dos pisos cada uno con cuatro galerías formadas por siete arcos de medio punto que se apoyan en columnas de mármol blanco con capitel corintio en el piso inferior, y escarzanos (tipo de arco rebajado) en el superior, apoyados estos últimos en columnas con capiteles toscanos con ábacos salientes (algunas de las cuales han sido sustituidas por pilares de cemento cuadrados, como se aprecia en  las ilustraciones que aparecen más abajo). Las galerías están cubiertas con alfarjes, destacando, entre ellos, el del lado sur por la espléndida talla de los canes (soporte de las vigas). En torno al claustro se ubican las dependencias, que presentan sencillas plantas cuadradas y rectangulares, y otros elementos claustrales, como la caja de la escalera, en el ángulo suroeste y, junto a ella, en la planta inferior, una pequeña capilla claustral de planta rectangular con dos tramos, cubierta por bóveda de arista. En la planta alta, en el lado oeste, existe una dependencia que se cubre con alfarje simple.

 

En lo que se refiere al otro elemento conventual principal, la iglesia,es de planta de cruz latina, con dos naves, la principal de doble anchura que la lateral, cinco tramos, crucero cubierto por bóveda de media naranja y ábside plano. Los tramos aparecen configurados por arcos apuntados que reposan en pilares cruciformes. La nave principal  se cubre con una armadura mudéjar de par y nudillo.  A los pies de ella se encuentra el coro, cubierto con un interesante alfarje. En las dos naves se ubican sendas criptas a las que se accede  a través de escaleras de caja rectangular con cubierta de techo plano. Cuando fue convertido el convento en cuartel,  se construyó en la iglesia un forjado intermedio utilizando la planta de arriba de dormitorio, mientras que la de abajo servía de comedor.

Adosados a la cabecera y a los pies de la iglesia se encuentran  una serie de dependencias  que se transformaron con la conversión del convento en cuartel, desapareciendo las zonas propiamente conventuales como la sacristía o el sagrario entre otras. Su disposición en la actualidad no responde a su fisonomía primitiva.  Bordeando la parcela que ocupa actualmente el convento se localizan una serie de edificios carentes de interés y en absoluto estado de ruina que corresponden a la etapa de uso castrense.

 

Una larga y penosa espera para su rehabilitación

 

El edificio fue declarado en el año 1980 Bien de Interés Cultural (BIC) por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, dependiente de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía . Durante bastantes años ha estado abandonado a su suerte, sufriendo actos vandálicos y llegando a ser expoliados algunos de sus elementos arquitectónicos. Ya en el año 2013  se licitaron las obras de consolidación del Convento de la Trinidad con un presupuesto base de 3.397.694,70 euros.

 

En los últimos años han sido anunciados por parte de las autoridades  un buen número de usos culturales sin que ninguno se haya plasmado en la realidad. He aquí algunas de las propuestas: un Museo Arqueológico, un "Parque de los Cuentos", el consejero de Cultura Paulino Plata dio por hecho que acogería el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico y, en el 2013, se aseguró que al antiguo convento iría la Biblioteca Provincial. Además, se especuló con que albergaría un centro internacional dedicado al arte rupestre auspiciado por la UNESCO.

 

Sea como fuere, la única y triste realidad, al 20 de junio de 2016, es la que muestro en las siguientes imágenes del inmueble y sus alrededores:

Para terminar, una aclaración

 

Tras el cierre definitivo del templo trinitario, se construyó una iglesia con el mismo nombre, la Santísima Trinidad y un convento para las religiosas de Nuestra Señora de la Paz. Los dos edificios se inauguraron en 1862, el año de la visita de la reina Isabel II a Málaga. El nombre idéntico y la proximidad, es la causa de que muchos malagueños confundan la iglesia y el nuevo convento con el antiguo. En los momentos que escribo este trabajo, el templo se encuentra en obras de restauración.